Contamos con nuevo comedor comunitario en San Pablo Parte Baja

·         31 comedores comunitarios brindan servicios en Chimalhuacán

 “Los comedores comunitarios ayudan a que las personas de escasos recursos y grupos vulnerables cuenten con una alimentación nutritiva y económica, por eso mantendremos las gestiones ante la Secretaría de Desarrollo Social para que este programa se incremente”, indicó la alcaldesa de Chimalhuacán, Rosalba Pineda Ramírez, durante la apertura de un nuevo centro en el barrio San Pablo Parte Baja, que beneficiará a más de 700 vecinos.

Informó que el inmueble, ubicado en la calle Gustavo Díaz Ordaz y cuya inversión fue de 600 mil pesos, cuenta con oficinas, sala de usos múltiples para actividades recreativas, módulos sanitarios y bodega.

“Este es un esfuerzo coordinado entre el gobierno municipal y su similar federal para favorecer a sectores vulnerables, mejorando sus hábitos alimenticios, evitando problemas de salud y coadyuvando a la economía familiar”, agregó.

Detalló que el comedor es administrado por 20 cocineras voluntarias, quienes de lunes a viernes en un horario de 8:00 a 16:00 horas, preparan 120 desayunos y comidas con un costo de recuperación de diez pesos.

Por su parte, la coordinadora regional de comedores comunitarios de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL), Martha Andario Jácome González, subrayó que en dos años los comedores comunitarios han beneficiado a más de tres mil 600 chimalhuacanos.

“Tenemos 31 comedores comunitarios que el gobierno federal opera en Chimalhuacán. Instalamos estos espacios como una medida para inhibir problemas de salud como la desnutrición”.

Cabe destacar que el programa de comedores comunitarios fue creado en 2015 para mejorar las condiciones nutricionales de la población, principalmente niños y niñas de hasta 11 años de edad, mujeres embarazadas, personas con capacidades diferentes y adultos mayores.